Teléfonos De Contacto: 91 767 09 36 · 91 767 01 77

ANTIGUOS ALUMNOS

Antiguos Alumnos

 

Clara Aicart Ramos

Clara Aicart Ramos

Empecé en Andana con 7 años. Si bien es cierto que en general al comienzo son los padres los que toman la decisión de que la música sea una actividad extraescolar, siempre he sentido que en Andana saben cómo hacer para que, sin que te des cuenta, la música te atrape. He sido alumna durante casi 20 años.

Es más lo dejé y lo volví a retomar, ¡para que veais lo que les echaba de menos! Y aunque ahora no soy alumna de vez en cuando me encanta ir a visitarles, porque su cariño sigue siendo igual de cálido. Y me hace recordar todos los buenos momentos que he pasado en la escuela. En las clases de instrumento con Francisco que me transmitió su pasión por el clarinete; en solfeo y en la fantástica orquesta con Eduardo, ¡qué bien sonaba!; en armonía con Antonio, y en la preparación de los conciertos con los distintos profesores de piano con los que tuve el placer de compartir escenario, en especial con Nino. Y por supuesto con Inmaculada y Miguel, que tanto cariño y apoyo nos han dado.

 

Ahora soy doctora en Bioquímica y Biología Molecular y me dedico a la investigación científica, y aunque ya no practico como me gustaría no puedo evitar que me emocione cada vez que escucho un clarinete. Y es que Andana está muy presente en mi vida. Allí no sólo aprendí música; me enseñaron a apreciarla, a disfrutarla y una disciplina transmitida con cariño que he podido aplicar en muchos aspectos de mi vida personal y profesional. Vuestra labor tiene un mérito que siempre nos quedaremos cortos al intentar elogiar.

Gracias por todo!

BEATRIZ BAÑUELOS

Beatriz Bañuelos

Me llamo Beatriz Bañuelos Marco, tengo 30 años y vivo en Berlín donde trabajo de uróloga pediátrica.

Empecé con 6 años en Andana y estudié allí el Grado Elemental completo de piano hasta empezar en el conservatorio de Joaquín Turina el Grado Medio.
La formación musical ha significado para mí el desarrollo de una capacidad de disciplina que tiene mucho que ver en ser capaz de llevar a cabo proyectos complicados y resolverlos, como puede ser una carrera larga, la realización de un doctorado, el compromiso con realizar deporte diariamente o aprender un idioma.
Sin embargo, no guardo el mismo buen recuerdo del conservatorio profesional de música que de Andana.

Tengo la impresión de que, así como la formación musical o el contacto temprano con la música es algo que debería ofrecerse de la mejor manera posible, no todos los entornos tienen la misma capacidad de lograr que los niños o jóvenes disfruten de ella. Al final, eso es de lo que se trata. Muy pocos de los niños que empiezan la aventura musical, se dedicarán profesionalmente a ella, independientemente de su talento. Por lo cual, en mi opinión, lo importante es saber transmitir que tras el duro trabajo, hay disfrute.

Durante los seis años de conservatorio sólo tuve uno o dos momentos en los que llegué a ese tipo sentimiento, y en la mayor parte del proceso me sentí perdida en algo complejo y difícil de ejecutar. Por eso durante gran parte del Grado Medio compaginé el conservatorio con Andana, al principio pensé que a buscar apoyo en el estudio, luego agradecí y siempre tendré el recuerdo de que verdaderamente en los únicos momentos que he sido capaz de interpretar de verdad, se han debido a profesoras como Nino y como Inmaculada.

Siempre recordaré, el tercer movimiento de El Claro de Luna, el cual tuve que practicar durante dos semanas a 60 la semicorchea para después descubrir que no sólo funcionaba técnicamente, sino que podía interpretarlo y sentir que eso era música. Todavía hoy, es de las pocas obras que mis dedos pueden tocar sin practicar durante meses, esa y otras pocas, todas aprendidas en Andana.

Bárbara Reyzábal

Bárbara Reyzábal

Andana fue ese "primer andar" esos "primeros pasos" fundamentales para luego echar a correr...

A volar! Y si el aprendizaje viene de la mano de grandes profesionales y mejores personas que fomentan tu ilusión a través de su pasión por la música... La huella no se borra nunca. ¡Gracias por tanto !

JOSÉ GARCÍA ESPINEL

José Daniel García

José Daniel García Espinel es Doctor Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos de la promoción de 1999.

En la actualidad es el Director de Transferencia Tecnológica en Acciona, empresa líder en Energías Renovables y Construcción. Anteriormente trabajó como Director del Departamento de Implantación e Innovación Centro de I+D de Acciona Infraestructuras. Durante este período tuvo a su cargo el Grupo de Investigación de Obras Subterráneas y Ferrocarriles así como la de Firmes y Pavimentación del Centro Tecnológico.
 Anteriormente ostentó el cargo de Jefe de Obra del Grupo Dragados-ACS y participó en importantes proyectos de construcción de Ingeniería Civil realizados en la Comunidad de Madrid como la Ampliación del Campo de Vuelo de la Base Aérea de Torrejón, la Ampliación de la Línea 11 de Metro de Pan Bendito a Carabanchel Alto o la construcción de la autopista Radial 2 de Madrid.
 Desde los comienzos de su labor profesional, siempre ha destacado por su alta capacidad innovadora y desarrollo de nuevas tecnologías y aplicaciones a obra. José Daniel ha publicado numerosos artículos en prestigiosas revistas de investigación e ingeniería civil, siendo además inventor de 8 patentes. Así mismo ha motivado que ACCIONA, la empresa en la que trabaja ahora haya recibido prestigiosos premios en el campo de la Innovación como el Premio Europeo de Medio Ambiente a la Empresa en su Categoría de Producto y/o servicio para el desarrollo sostenible (2014) o el XIV Premio Fundación Torres Quevedo a la Colaboración-Empresarial de la Universidad de Cantabria (2015).

Qué ha significado Andana para mí:  La verdad es que tengo un recuerdo muy cariñosos y entrañable de mi paso por Andana. La música siempre ha formado parte de mi vida a nivel personal y siempre me ha encantado desde pequeñito. luché y sufrí mucho (como bien saben Inmaculada y Miguel) para poder avanzar año a año mis cursos tanto de Solfeo como de Piano y a la vez poder compaginarlo con mis estudios, pero la verdad es que fue todo un reto muy gratificante superarlo año a año con la ayuda de los excelentes profesionales con los que cuenta Andana. Ahora, 20 años más tarde es para mí un placer y un orgullo poder traer a mi hijo Dani a Andana de nuevo y que vuelva a pisar las mismas aulas que pisé yo, recibir clase de muchos profes que me dieron a mi clase y, lo más importante, que goce y disfrute con la música como yo lo hago actualmente.

La música ha significado mucho para mí en mi vida y me ha acompañado durante toda ésta, desde que era pequeñito, hasta que conocí a mi fantástica y maravillosa mujer así como actualmente, donde a mis tres hijos les apasiona. Así que, poco más os puedo contar, muchas gracias Andana por todo lo que me disteis y aportasteis personal y profesionalmente y espero que acompañéis de la misma fantástica manera a mis hijos en los años que vienen en su senda musical.

¡Un abrazo muy fuerte para todos!. José Daniel García Espinel

FRANCISCO J. LÓPEZ CÁNOVAS

Fran López

EN ANDANA ENCONTRÉ LO QUE BUSCABA

De pequeño empecé mi formación musical, en la especialidad de piano, en el Conservatorio de Amaniel. Cuando terminé el grado medio, quise continuar compaginando mis estudios de Medicina con mi gran afición.

En Andana encontré lo que buscaba, y también un trato especial que era mucho mejor de lo que me esperaba. Me sentí muy tenido en cuenta y cuidadosamente se me animó a dar lo mejor de mí en el piano, adaptando a mis circunstancias el ritmo de aprendizaje. Además, la pasión por la música nos unía a todos los alumnos y a todos los profesionales de Andana.

Mi hora de clase semanal con mi profesora, Nino Kereselidze, fue siempre un placer tanto por su gran talento que sabía compartir didácticamente, como por la relación y el trato entre nosotros. También encontré un ejemplo en Andana de profesionalidad y búsqueda de excelencia en la labor que allí se desempeña. Este ejemplo me sirvió más allá de lo musical, y me inspira a intentar hacer mejor mi trabajo como médico.

Es de valorar el esfuerzo que realiza Andana para realizar periódicamente conciertos y concursos, tan importantes para la formación del alumno. Y la cuidadosa preparación para superar con éxito diferentes diplomas y títulos Si bien llevo dos años que por viajes y trabajo estoy fuera de la academia, me sigo sintiendo parte de ella. Y planeo en poco tiempo volver a clases de piano; y quién sabe si probar con algo nuevo en Andana: improvisación, guitarra...

¡Un abrazo muy fuerte para todos!.
José Daniel García Espinel

IGNACIO PLAZA

José Ignacio

La música está en mi vida todos los días.

A través del piano y otros instrumentos en proyectos de escritura e improvisación, a veces solo y a menudo con otros músicos, en espectáculos diversos y con encuentros con otras formas creativas como el cine-concierto, el teatro, la escritura y la canción en mi lengua nativa o en otras de adopción, compartiéndolo con otros artistas, en vivo y en algunas grabaciones.

También en la pedagogía, sobre todo con niños. Un largo camino que comenzó en Andana, gracias a los que me hicieron descubrir de cerca con tanta pasión la belleza de la Música, gracias a Eduardo, Juan, Nino e Inmaculada, a Miguel y a todo el equipo que conocí más cerca o más lejos.

CLARA REDONDO

Clara Redondo

Mi nombre es Clara Redondo y soy pianista. Obtuve el grado en el Conservatorio Superior de Castilla y León que tiene su sede en Salamanca, y recientemente el Máster en Interpretación en la Universidad Alfonso X El Sabio en Madrid. En este largo camino necesario para ser un músico profesional ANDANA fue indispensable en mi formación y por ello estaré siempre agradecida.

Inicié mi andadura musical a los cinco años bajo la tutela de Inmaculada, cuyas lecciones todavía hoy recuerdo cuando trabajo con alumnos pequeños. Curso tras curso seguí la formación aconsejada por todo el equipo de ANDANA hasta que se despertó en mí una inquietud, y es que tras tantos años resultaba que la música me había enganchado y quería que esa fuese mi vida. Para ello necesitaba preparar las pruebas de ingreso específicas en las que todos se involucraron. Inmaculada y Miguel supieron diseñar las clases necesarias para poder afrontar todos los retos que me esperaban; con Antonio aprendí educación auditiva, análisis y armonía, conocimientos que, sin duda, me ayudaron a destacar en estas disciplinas; y por supuesto, mis profesores de piano Salva y Nino, que se pusieron manos a la obra para poder sacar todo mi potencial pianístico haciendo que superase las pruebas con éxito.

Ahora, cuando miro hacia mi futuro profesional, espero poder encontrar un grupo de docentes con la misma calidad humana, pues fueron ellos los que consiguieron que todos los alumnos que pasamos por ANDANA nos sintiéramos parte de una gran familia, compartiendo risas en clase y también los nervios y la satisfacción del trabajo bien hecho antes y después de cada audición.

Por todo ello, ¡muchas gracias!